Buscador

11 dic. 2014

Amanecer

Así fue desde que llegaste.

En cada mirada que clavabas en mis ojos,  poco a poco me rescatabas.

Tus abrazos unían esas piezas de un corazón que tiempo atrás había dejado de sentir.

Besos que sellaban las grietas de mis labios, ajados por la desilusión.

No lo pedí y tú llegaste. Inesperadamente.
Y aquí me tienes. Aquí nos tenemos, el uno al otro.

Tomando el riesgo de volver a sentir. De amar, otra vez.

Mis labios solo anhelan volver a posarse sobre los tuyos, una de la infinidad de veces que nos quedan...que deseo que nos queden.

Quiero verte de nuevo.
Delirar por el brillo de tu indescifrable mirada.
Mientras nos desvanecemos en mundos surreales.
Perdidos en el tiempo, que se detiene al son nuestros latidos.