Buscador

26 mar. 2015

He llegado a la conclusión...



He llegado a la conclusión de que usted y yo no nos necesitamos. Solo estamos juntos por estar.

No nos engañemos más. Aquí nada va a crecer. Aquí no hay amor. No hay vida. No hay bases sobre las qué construir. Usted quiere una casa prefabricada y yo quiero una mansión.

Yo quiero amor verdadero. Que pueda sentir. Y no lo siento.

Tal vez usted tiene miedo de hacerme feliz, de encontrarme y perderse en mí.

Usted tiene un inmenso temor de enamorarse de mí. Pero no quiero seguir luchando.

Voy a dejar que el río siga su cauce, así sin más. Sin forzar su rumbo. No seguiré poniendo rocas en el camino para desviar sus aguas.

Usted busca temporalidad, pero yo busco infinidad. Estamos por rumbos distintos. Queremos cosas diferentes ¿Para qué continuar en un cuento que no tiene final feliz?

Yo sí quiero un amor así. Ese que me haga latir el corazón, con tal fuerza, que solo quiera estar a su lado por lo que me resta de vida.

Pero parece que usted no.

No seguiré esperando nada suyo. Nada. Solo de mí.

El camino sigue y yo tengo los brazos abiertos.


Hoy me resigno y acepto. Sigo con la cabeza al frente. Esperando por alguien que usted, evidentemente, no quiere ser en mi vida: mi amor eterno.