Buscador

22 may. 2015

Sumergida en ti

Y ¿Qué hago? Si hace un par de meses me despierto con la imagen de tu rostro en mi mente.

Contigo, solo a tu lado, he decidido tomar el riesgo de volver a sentir... quizás a amar, tan suicida e inevitablemente.

Contigo he aprendido que el amor no es un ideal, sino una realidad.

Un concepto que se traduce en dos personas que, no obstante sus infinitos defectos, se encuentran perfectas entre sí.

A tu lado quiero vivir un hoy. Un presente, pero de esos que duran una eternidad.

Y es que cada día anhelo caer inmersa en un sueño del que tú eres el protagonista.

Aunque todo es mejor aún, cuando, con los ojos  cerrados, no debo imaginarte, pues estás junto a mí.

Y es que no quiero a nadie  más. Sólo  a tus besos, solo a tu amor, solo a tu peculiar forma de dibujar una sonrisa en mis labios, como la que ahora se traza mientras escribo para ti.




26 mar. 2015

He llegado a la conclusión...



He llegado a la conclusión de que usted y yo no nos necesitamos. Solo estamos juntos por estar.

No nos engañemos más. Aquí nada va a crecer. Aquí no hay amor. No hay vida. No hay bases sobre las qué construir. Usted quiere una casa prefabricada y yo quiero una mansión.

Yo quiero amor verdadero. Que pueda sentir. Y no lo siento.

Tal vez usted tiene miedo de hacerme feliz, de encontrarme y perderse en mí.

Usted tiene un inmenso temor de enamorarse de mí. Pero no quiero seguir luchando.

Voy a dejar que el río siga su cauce, así sin más. Sin forzar su rumbo. No seguiré poniendo rocas en el camino para desviar sus aguas.

Usted busca temporalidad, pero yo busco infinidad. Estamos por rumbos distintos. Queremos cosas diferentes ¿Para qué continuar en un cuento que no tiene final feliz?

Yo sí quiero un amor así. Ese que me haga latir el corazón, con tal fuerza, que solo quiera estar a su lado por lo que me resta de vida.

Pero parece que usted no.

No seguiré esperando nada suyo. Nada. Solo de mí.

El camino sigue y yo tengo los brazos abiertos.


Hoy me resigno y acepto. Sigo con la cabeza al frente. Esperando por alguien que usted, evidentemente, no quiere ser en mi vida: mi amor eterno.

11 dic. 2014

Amanecer

Así fue desde que llegaste.

En cada mirada que clavabas en mis ojos,  poco a poco me rescatabas.

Tus abrazos unían esas piezas de un corazón que tiempo atrás había dejado de sentir.

Besos que sellaban las grietas de mis labios, ajados por la desilusión.

No lo pedí y tú llegaste. Inesperadamente.
Y aquí me tienes. Aquí nos tenemos, el uno al otro.

Tomando el riesgo de volver a sentir. De amar, otra vez.

Mis labios solo anhelan volver a posarse sobre los tuyos, una de la infinidad de veces que nos quedan...que deseo que nos queden.

Quiero verte de nuevo.
Delirar por el brillo de tu indescifrable mirada.
Mientras nos desvanecemos en mundos surreales.
Perdidos en el tiempo, que se detiene al son nuestros latidos.




30 oct. 2014

Victimaria

Es la última vez - se dijo a sí misma-.

Confiaba en que su mente no la volviera a traicionar. 
En que aquel ser que vivía dentro de ella muriera en silencio, 
mientras ella soltaba a su alma de tan mísera esclavitud. 

Intentaba huir, 
pero las cadenas de hierro la sujetaban cada vez más fuerte.

 La amarraban al abismo de su ser. 
A ese del que rogaba salir algún día 
¿Y si la muerte es la solución? 
Se cuestionaba, con frecuencia.


Y, ¿para qué?  Si ya estaba muerta en vida.


El reloj marcaba las cuatro menos cuarto 
y ella continuaba tratando de abrir los candados.

Escuchó esa voz, 
una vez más. 

Era insistente, 
no se callaba. 

Ella cubría sus oídos
para no escucharla, 
pero no era suficiente. 
En cada rincón de sí, el eco seguía.



Entonces, se dejó caer de nuevo, 
otra más de tantas veces.

Abrió los dedos de sus manos, 
recibió el efímero placebo 
y se sometió al placer momentáneo, 
pensando en que después de aquel instante 
el agujero de su alma se ahondaría más, 
mientras adoptaba el rol de victimaria. 

Un día más, una vida menos.



'Flashback'

Abrió los ojos y él fue su primer pensamiento.

Allí estaba, diagramándose en su mente.

Sus ojos oscuros se clavaban en su mirada, como si quisieran fusionarse con el verde de sus pupilas.

Sentía su rostro tan cerca al de ella y aquellas imágenes la transportaban al momento mágico de esa noche de octubre.

 El sudor de la piel de aquel hombre corría suavemente por la suya.

Su respiración se aceleraba. Sentía como su boca se secaba y su lengua anhelaba otros labios. 

 Cada sensación la retornaba a un instante, un gesto, una caricia.

Él estaba lejos, pero ella lo soñaba.


Él cerró los ojos e inició su propia historia, en otro lugar, pero con la misma protagonista.

5 sept. 2014

Abismo

Encuéntrame en el abismo pasajero.
Allí, en la utopía de las sonrisas,
en la frialdad del alma.

La felicidad ha tomado otros rumbos
¿A dónde se ha ido?
Quizás ha partido
al final de los finales,
ese que nadie conoce
y del que todos se jactan.

Te veré en aquel camino,
en ese que emprendo hoy.
Encuéntrame,
pues te espero en medio del sendero.

Aguardo por ti,
por tu sombra,
por el brillo de tu sonrisa.

Cierra los ojos y búscame,
así mi anhelo y el tuyo
 se unirán en un solo deseo.

Empiezo mi camino,
resurge mi destino,
mis alas abiertas
solo esperan cobijar tu cuerpo helado.

Hoy vuelo,
desato los nudos del dolor,
no me resigno a la verticalidad.

Caeré en aquel vacío
que me ha estado esperando-


Allí me encontrarás.

3 sept. 2014

Devenir

Cambia,
cambia la vida,
tan de repente,
sin avisar.

Amores se van, 
se van,
personas llegan y otras parten,
como cuando se oculta el sol y se asoma la luna.

Mientras el grisáceo cielo opaca el alma,
las gotas de lluvia dejan, 
tímidamente, que el sol se asome.

Brota el arcoiris,
Mil y un colores reviven,
del rocío y de la luz.

Un río corre,
unas veces tempestuoso,
otras sereno,
pero nunca de la misma forma.

La vida y su inexplicable manera de actuar.