Buscador

6 may. 2010

Aquella mujer


Aquella mujer 
que siente ese dolor sin remedio, 
se pregunta, 
grita, 
llora, 
se lanza a sus adentros. 

Camina, 
imagina, 
se abalanza sobre su cama vacía, 
esa que ya no guarda las emociones de un día.

No ve salida,

espera,
espera
 y desespera.

Se intenta convencer.
Decae y se levanta.
Se levanta para siempre.
Ahora se siente valiente,
hermosa
e imponente.

Siente aquel deseo 

de pararse con la frente en alto,
de seguir su rumbo 

que brilla en el horizonte.

De encontrar
 y vivir 
mejores experiencias.

De amarse eternamente,
de sentirse valorada,
de vivir sin más tristezas, 

sin necesidad de nada,
de no dejar borrar esa sonrisa 

ni sus ojos avellana.