Buscador

30 abr. 2014

El ayer

Los primeros colores de la madrugada
aparecen entre los últimos rastros
de aquella noche,
que se niega a dar su suspiro final.

Y yo no me resisto,
pero mis párpados
se niegan a cerrarse,
a rendirse ante el tiempo.

El insomnio reaparece de nuevo,

latente.
Yo lo siento,
él lo sabe.

Mi mente se reinicia

F5,F5,F5…
pero mi cuerpo va en declive.

La lucha es inminente,

mas yo permanezco paciente.
La derrota gana el primer lugar de la carrera,
mis demonios lo celebran,
yo solo tomo el rol de hacedora.

El silencio

persistente,
hace que mis pensamientos
erupcionen
como lava ardiente,
mortífera.

El reloj avanza,

el minutero gira,
el segundero lo sigue,
obediente y sumiso.

Mi lápiz empieza a perderse,

mi mano derecha a flaquear;
un par de ojos avellana,
mis ojos,
dejan de brillar.

-¡Mañana!- , me digo

mañana será un día mejor.
 La esperanza renaciente
se despierta en mi alma.

Mientras la madrugada avanza,

mi cuerpo desfallece
y mi cabeza,
dominada por aquel mounstro arraigado ,
lo manda a dormir,
por hoy.

Mañana será un mejor día.

No me recuerden el ayer.